Qualcomm enfrenta a un enjambre de problemas - Análisis de los últimos resultados trimestrales

Qualcomm no encuentra un respiro y enfrenta simultáneamente presiones competitivas, disputas judiciales y exigencias de los inversores activistas. Algunos analistas proyectan que las dificultades se extenderán hasta bien entrado el 2016.

Temporada de resultados trimestrales y a Qualcomm no se le ocurre nada mejor que ser su propio enemigo. La firma que ya había emitido una orientación negativa para el 2015 al cierre del trimestre pasado, hoy repite la dosis, pues ha informado que las ventas totales para el año fiscal serán entre 1.000 y 2.000 millones de dólares inferiores a lo antes previsto. Esto deja a la facturación anual en un rango entre los 25.000 y los 27.000 millones de dólares. Y las malas noticias traen consecuencias, lo cual se manifiesta en el valor de la acción, que cayó cerca del 3% tras el reporte, aunque luego se ha recuperado ligeramente.

Pero la reducción de la orientación no hay sido el único detalle, ya que la compañía también reportó un desplome del 46% en sus beneficios, que finalizaron el periodo en 1.053 millones de dólares. Semejante caída fue el fruto de un contratiempo notable, dado que la firma debió pagar una multa de 975 millones de dólares al gobierno chino, para poner fin a una disputa por prácticas monopolistas en el modelo de negocios de Qualcomm. No olvidemos que la compañía obtiene dos tercios de sus ingresos anuales a partir del royalty por licencias de chips, sin embargo esta estrategia ha sido muy cuestionada por las autoridades en tres continentes diferentes, dando lugar a investigaciones antimonopolio en los EE.UU., Europa y más recientemente en Corea del Sur. Ello sin contar la investigación en China, que apenas acaba de resolverse.

De acuerdo con Steve Mollenkopf, director ejecutivo de Qualcomm, el fin de la disputa en China es una muy buena noticia porque reactivará muchos acuerdos que estaban paralizados a la espera de la decisión judicial. Aunque la otra cara de la moneda es que el pago de una compensación tan onerosa sienta un precedente peligroso que puede condicionar el resultado de las disputas pendientes en otros países. Además de que esto puede obligar a la firma a modificar sus prácticas de negocio, algo a lo que tuvo que comprometerse en China para dar por zanjada la investigación.

No obstante, este duro golpe a las finanzas fue compensado por un incremento del 8% en la facturación de la firma, que alcanzó los 6.890 millones de dólares y supero con facilidad las estimaciones de los analistas. Esto fue posible gracias a que Qualcomm vendió 233 millones de chips con tecnología CDMA durante el trimestre, lo cual representa un incremento del 24%, y se ubica tres millones de unidades por encima de las proyecciones que había realizado la empresa. Fue así como esta línea de negocio consiguió recaudar 4.434 millones de dólares este trimestre, marcando un aumento del 5% en este apartado, mientras que la facturación por licencias se incrementó un 17% hasta los 2.414 millones de dólares. No en vano Qualcomm es el líder mundial en semiconductores para teléfonos inteligentes.

 

O nuestra participación [de mercado] o el monto que obtenemos por dispositivo es menor que si estuviéramos en un mercado más fragmentado

“O nuestra participación [de mercado] o el monto que obtenemos por dispositivo es menor que si estuviéramos en un mercado más fragmentado” dijo Mollenkopf


Aunque este reinado enfrenta duras pruebas en la actualidad, la primera de las cuales fue la decisión de Samsung -importante cliente de la compañía- de descartar el uso del modelo Qualcomm Snapdragon 810 en su producto estrella el Galaxy S6. Para justificar su decisión el fabricante de equipos surcoreano alegó que el Snapdragon mostró tendencia al recalentamiento durante las pruebas, pero lo cierto es que Samsung ha decidido equipar sus dispositivos con sus propios chips para intentar reducir costos y evitar erosionar sus beneficios. Esta iniciativa incluye tanto a los chips de procesamiento como a los chips tipo modem que utilizan sus dispositivos, y por lo tanto la decisión de abandonar el uso del procesador Qualcomm no es un hecho aislado ni eventual, sino que forma parte de una nueva política empresarial. Esta fue la causa de la revisión a la baja en la orientación de ventas de la firma el trimestre pasado.

También durante el periodo pasado Qualcomm había expresado preocupación por la creciente competencia de firmas asiáticas que operan con costos inferiores, ejerciendo presión sobre los precios de los semicondutores y ganando cada vez más participación de mercado. La mayor penetración de estas firmas, entre las que se cuentan MediaTek y Spreadtrum, se obtiene por supuesto a costa de las pérdidas de mercado de Qualcomm. Sobre este particular, el analista Jerome Ramel de Exane BNP Paribas cree haber identificado que la pérdida de mercado de Qualcomm no es temporal sino estructural.

Y es que la compañía está siendo víctima de su propia estrategia de concentrarse en clientes importantes como Apple y Samsung, despreciando fragmentos más pequeños del mercado que demandan chips de gama media y baja. Esta estrategia no solo afecta su participación de mercado, sino que también afecta sus márgenes de ganancia, algo que ha sido reconocido por el propio Mollenkopf, quien expresó: “O nuestra participación [de mercado] o el monto que obtenemos por dispositivo es menor que si estuviéramos en un mercado más fragmentado”. Dicha frase, además, indica que la compañía no ha diagnosticado todavía la causa de sus problemas en una clara señal de que esta circunstancia los ha tomado desprevenidos.

Al considerar esta posibilidad, David Wong analista de Wells Fargo, ha llegado a la conclusión de que Qualcomm enfrentará con su actual generación de chips hasta bien entrado el 2016, e incluso hasta finales de ese año. Wong considera que solo el lanzamiento de la próxima generación de chips podrá revertir esta tendencia, y mientras tanto la empresa deberá confiar en sus ingresos por royalty para sostener los resultados financieros. Estas no son buenas noticias pues Qualcomm ha enfrentado retrasos en sus lanzamientos en tiempos recientes, y sus ingresos por licencias continúan sujetos a las decisiones de las autoridades antimonopolio en varios mercados importantes.

A esto se debe agregar que la firma empieza a sentir la presión de Jana Partners, un inversor activista que se ha hecho con poco menos del 2% de participación accionaria de la compañía, pero que ya ha puesto en marcha una campaña para lograr la separación de los negocios de procesadores y licencias, buscando como siempre “más valor para los inversores”. De momento Qualcomm ha respondido con el lanzamiento de un gigantesco programa de recompra de acciones para el cual ha dispuesto 10.000 millones de dólares, o cerca de un tercio de su efectivo disponible. Pero si Qualcomm quema su efectivo para complacer a los accionistas, justo en el momento en que su negocio enfrenta presiones competitivas y judiciales, podría estar firmando su sentencia de muerte. Hay que seguir de cerca el desenlace de esta coyuntura.

Visitas: 14

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de dBolsa.com para añadir comentarios!

Participar en dBolsa.com


Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2022   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio