¿Qué sería de Apple sin el iPhone? - Análisis de los últimos resultados trimestrales

Apple nos deja una vez más con cifras de impacto en su reporte trimestral. Sus ventas y beneficios están a otro nivel, y eso que sus números apenas son los segundos mejores de su historia. Todo gracias al iPhone.

Apple se ha marcado un trimestre que no deja a nadie indiferente, y esto ocurre básicamente porque las cifras presentadas son absolutamente astronómicas. Para empezar, la compañía ha mostrado un crecimiento del 27% en su facturación respecto al mismo periodo del año pasado, con lo cual el total de ventas fue de 58.010 millones de dólares. Este impresionante volumen de ingresos permitió a su vez que la compañía alcanzara beneficios netos por el orden de los 13.570 millones de dólares, un valor que es 33% más alto que lo reportado hace un año. Estos números representan para Apple el logro de la segunda mayor ganancia de su historia, y el record según recordaran, fue establecido hace apenas un trimestre cuando la compañía recaudó 18.000 millones de dólares en beneficios. Por supuesto esto no fue cosa del azar, pues los trimestres consecutivos de máximas ganancias tienen una explicación muy sencilla: el lanzamiento del iPhone 6 y 6 Plus.

En esencia el iPhone 6 y su versión Plus fueron una respuesta estratégica de Apple al crecimiento en la penetración de mercado de los smartphones con grandes pantallas. Estos dispositivos, que alguien poco creativo denominó phablets –fusión entre phone y tablet-, fueron popularizados por Samsung con su línea Galaxy, y la tendencia fue seguida por otras marcas. Apple sorprendentemente se unió tarde a la fiesta, y por tanto necesitaba dar un golpe de autoridad en el mercado. Sus teléfonos tenían que tener pantallas más grandes, sí, pero además debían ser representativos del estilo que ha hecho de la marca de la manzana un objeto de culto. Y un culto es lo que han logrado, ya que en tan solo seis meses se han vendido 135,6 millones de iPhones, lo cual es notable, pues apenas si se queda corto frente a los 169,2 millones de smartphones vendidos por Apple durante todo el 2014.

Para ser más precisos, durante el primer trimestre del 2015 fueron vendidos 61,2 millones de iPhones, alcanzando un incremento del 40% anual en la facturación que totalizó 40.300 millones de dólares, y demostró un crecimiento 24% mayor al promedio de la industria de fabricantes de teléfonos inteligentes. Esto se ha logrado gracias a la elevada tasa de actualización de equipos que han mostrado los usuarios del iPhone, de los cuales 20% ya han comprado el terminal de última generación, y muchos más podrían hacerlo este mismo año. Las tasas de migración al terminal de la manzana se encuentran en su porcentaje más alto de entre todas las generaciones del iPhone. Pero además las ventas del dispositivo se han valido de un importante impulso en el mercado asiático, donde la prosperidad económica está elevando a millones de ciudadanos chinos a la clase media, y para marcar su transición muchos de ellos escogen al iPhone como símbolo de estatus. Esto ha generado que el mercado de la Gran China –subconjunto que engloba a China, Hong Kong y Taiwan- se haya convertido en el segundo en importancia para Apple, aportando un total de 16.800 millones de dólares en ventas a la compañía y creciendo más de 70% durante el periodo. Por su parte, las Américas siguen siendo el principal mercado de los californianos con 21.300 millones de dólares facturados, y un 19% de crecimiento anual. En tercer lugar en importancia está Europa con una recaudación de 12.200 millones de dólares.

En tan solo seis meses se han vendido 135,6 millones de iPhones.

En tan solo seis meses se han vendido 135,6 millones de iPhones.

Pero las elevadas ventas del iPhone en la actualidad pueden ser un dolor de cabeza para la firma en el futuro cercano, ya que deja muy alto el listón con el que habrá de medirse el rendimiento de la próxima generación de dispositivos. Es por ello que diversos analistas comienzan a proyectar que las ventas del iPhone se irán ralentizando progresivamente hasta mostrar contracción en diciembre de 2015, presionando a la baja los ingresos por este concepto en el año fiscal 2016. Incluso ya se habla de la difícil comparación que enfrentarán las finanzas de la compañía el próximo año en relación con el actual.

Esta no es una proyección que pueda ser ignorada, pues de momento no existe otro producto que pueda compensar con sus ingresos la pérdida que significaría una caída en las ventas del smartphone. Los ordenadores Mac por ejemplo, aunque aumentaron su facturación un 10% en el periodo -en momentos en que el mercado de PC’s tiende a la baja- sus ingresos apenas alcanzaron los 5.600 millones de dólares. Una cifra similar fue recaudada por las ventas del iPad, que mostró una reducción del 29% anual en su facturación -dado que sus ventas sufren la oferta de móviles de la marca con pantallas más grandes- y cerró el trimestre con 5.400 millones de dólares ingresados. Dicho total es seguido muy de cerca por el apartado de servicios –que incluye a iTunes, App Store, Apple Pay, etc.- que logró vender 5.000 millones de dólares, reportando un crecimiento del 9%. Finalmente las ventas de otros productos como el iPod, Apple TV y accesorios propios y de terceros se redujeron un 10% hasta los 1.700 millones de dólares. Como nota adicional considérese que esta mezcla de productos logró un margen bruto del 40,8%, pero incluso este indicador fue impactado positivamente por la comercialización del iPhone que logró un precio promedio de venta de 659 dólares por unidad. De tal manera que no es exagerado decir que Apple sufre una gran dependencia al iPhone.

Aunque, ¿quién se atrevería a criticar una dependencia tan rentable? Si ha sido precisamente en medio de esta dependencia que Apple ha logrado amasar un volumen de efectivo que ya acumula 193.500 millones de dólares. De acuerdo con cálculos de Benzinga.com, con semejante liquidez Apple podría, si quisiera, comprar a toda la industria automotriz norteamericana, o a casi todas las aerolíneas de ese país. También podría ingresar al segmento deportivo comprando las cuatros mayores ligas de los EE.UU.: la NFL, la MLB, la NBA y la NHL. E incluso podría comprar a muchas de las compañías que integran el índice de Ruido en el Sistema. Todo ello sin gastar todo su efectivo al intentar cualquiera de estas operaciones.

Y es que Apple a todas luces es un gigante de las finanzas. Y como tal puede permitirse anunciar un 11% de aumento en los dividendos que habrá de pagar a los accionistas, así como también un programa de recompra de acciones por un montante de 200.000 millones de dólares, disponibles para ejecutarlos antes de marzo de 2017. Este último anuncio, en palabras de Luca Maestri director financiero de la firma, será posible gracias al financiamiento que se obtendrá tanto a nivel doméstico como internacional. Es decir, se financiará por medio de la emisión de bonos corporativos, que en época de bajos tipos de interés a nivel mundial, ofrecerán mejor rendimiento que los bonos públicos y encontrarán buena recepción de parte de los inversores.

En conclusión, Apple vende más que la mayoría -IBM es una excepción-, Apple gana más que nadie, y Apple devuelve a sus accionistas más que nadie. Si escribiéramos un guion probablemente no se pondría mejor que eso. De hecho en el próximo trimestre se espera que la facturación crezca entre 23% y 28% anual en base a proyecciones de ventas de 46 millones de iPhones, todo esto según calculos de la firma Piper Jaffray. Parafraseando a Amit Daryanani, analista de RBC Capital Market: “Que no les entre el vértigo todavía, porque aún vamos a subir otro poco”.

Visitas: 37

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de dBolsa.com para añadir comentarios!

Participar en dBolsa.com


Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2022   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio