Santander registra pérdidas históricas de 10.798 M por el impacto contable del covid

La entidad presidida por Botín anuncia números rojos de 10.798 millones por el deterioro de su fondo de comercio en Reino Unido y los créditos fiscales. Sin ello ganó 1.908 millones

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander. (EFE) Ana Botín, presidenta de Santander. (EFE)

Pérdidas históricas de Santander. La entidad presidida por Ana Botín registra las primeras pérdidas de su historia tras un golpe contable derivado del covid-19. El primer grupo español ha decidido deteriorar las valoraciones —fondo de comercio— de sus filiales de Reino Unido y EEUU y de sus créditos fiscales, generando como consecuencia unas pérdidas contables —no afectan a la liquidez ni al capital— de 12.600 millones. Con ello, Santander ha cerrado la primera mitad del año con números rojos de 10.798 millones. Hasta ahora no había registrado pérdidas, ni siquiera trimestrales.

"Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable sin efecto en caja del valor del fondo de comercio y de los DTAs [créditos fiscales] debido al impacto de la pandemia en las previsiones económicas, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance. Las bases de nuestro negocio son sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de nuestro objetivo", afirma Botín. "Reiteramos nuestro objetivo de retorno sobre el capital tangible (RoTE) del 13-15% que nos marcamos en el Investor Day del año pasado y daremos más información de nuestros planes estratégicos en los próximos meses”, añade.

Sede del Santander en Boadilla del Monte. (EFE) Sede del Santander en Boadilla del Monte. (EFE)

Santander se suma así a la otra gran entidad española, BBVA, que en el primer trimestre anunció las mayores pérdidas en su historia por las provisiones del covid-19 y el deterioro del fondo de comercio de su filial norteamericana. Santander no había registrado hasta ahora pérdidas ni siquiera un trimestre. Su peor registro llegó a finales de 2011, cuando apenas ganó 47 millones.

En el caso de Santander, el impacto no viene por las provisiones ni por el aumento de la morosidad, sino porque el nuevo escenario macroeconómico ha llevado a que el grupo financiero recorte las valoraciones internas de algunas filiales y activos, como ya le ocurrió también en Reino Unido en 2019, con un golpe contable de 1.500 millones. Este tipo de medidas no tienen efectos en la cuenta de resultados usada para decidir el dividendo. De hecho, las filiales que ahora se deterioran han seguido aportando beneficio al grupo.

Vuelve el dividendo

De los 12.600 millones de deterioro del fondo de comercio, la mayor partida corresponde a Reino Unido, donde la valoración cae 6.101 millones. Le siguen los créditos fiscales —2.500 millones, EEUU —2.330 millones—, Polonia —1.192 millones— y Santander Consumer Financer —477 millones—. "Este ajuste no cambia la importancia estratégica de los mercados ni de los negocios del grupo", expone la entidad.

Sin el efecto contable, Santander hubiera ganado 1.908 millones en el semestre, un 53% menos que en la primera mitad de 2019.

En este sentido, la entidad ha decidido anunciar la vuelta al pago a sus accionistas a través de un scrip dividend, una opción que no veta el Banco Central Europeo (BCE) ya que no tiene impacto en capital. Así, el supervisor europeo ha recomendado que no se repartan remuneraciones en metálico hasta finales de año. Santander pagará 0,1 euros a sus accionistas con acciones este año y ha decidido también reservar en su capital seis puntos básicos de capital para hacer un pago en efectivo cuando deje el BCE.



La entidad también destaca la fortaleza de sus ingresos, que apenas caen un 8% a pesar del entorno macro, y lo hace por el efecto divisa, sin ello hubieran seguido como en 2019. Otros grupos que han presentado resultados hasta ahora también han mostrado un comportamiento similar, gracias al tirón que tuvo en el segundo trimestre la distribución de las líneas de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Al margen del golpe contable, las provisiones subieron un 61% durante el primer semestre, hasta 7.030 millones, por la crisis provocada por el covid. Los principales mercados donde se han destinado las provisiones son Brasil —1.909 millones—, EEUU —1.804 millones— y España —941 millones—. El grupo espera un empeoramiento de las dotaciones en el segundo semestre.

Santander mantiene sus objetivos estratégicos de solvencia y rentabilidad y anuncia el primer dividendo de la banca durante la crisis

Otra de las noticias positivas de los resultados del grupo es el capital, que sube hasta uno de los mayores niveles de la historia del banco, en el 11,84%, en la parte alta del objetivo estratégico de entre el 11% y el 12%. La morosidad también se mantiene estable, en el 3,26%.

Por países, Brasil ha seguido siendo la filial que más beneficio aporta al grupo, con 995 millones, a pesar de la caída del 33% del resultado. Santander Consumer Finance se sitúa como segunda división que más gana, con 477 millones —un 26% menos que en 2019— debido a la caída más drástica del resultado en España y Reino Unido. De hecho, México se cuela como tercera filial, al ganar 406 millones —un 4% menos—. Mientras, en España el resultado fue de 251 millones, un 64% menos, y en Reino Unido de 139 millones, un 76% menos.

Fuente: Cotizalia

Visitas: 35

Responde a esto


Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2020   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio