Moody's mantiene el rating de Telefónica por la "fuerte" posición en sus mercados clave

Sede de Telefónica en Barcelona.

Tras el varapalo de la agencia de calificación Standart & Poor's de hace diez días, Moody's se suma a la decisión de Fitch de respaldar a Telefónica. Moody's ha mantenido el rating de la operadora en 'Baa3' con perspectiva 'estable'.

La importancia del informe de Moody's radica en que al mantener tanto el ráting como la perspectiva de Telefónica, evita un mayor castigo en Bolsa y de cara a los inversores institucionales le ayuda a mantener su compromiso de continuar con un grado de inversión "sólido".

Moody's destaca que la "fuerte" posición de Telefónica en sus cuatro mercados principales (España, Brasil, Alemania y Reino Unido) le permitirá "mitigar la presión sobre el flujo de caja" derivada de la debilidad de las divisas en América Latina y los menores ingresos en España por la creciente competencia, así como la recesión económica provocada por el coronavirus.

En ese sentido, destaca que el ráting de 'Baa3' refleja la gran escala de la compañía; los beneficios de su diversificación, especialmente en sus cuatro principales mercados, y su fortalecida posición como operador convergente en Reino Unido tras el acuerdo firmado en mayo para fusionar su filial en el país O2 con Virgin Media. Moody's también indica que su ráting está respaldado por el amplio despliegue de fibra con una red "de alta calidad" en España, su historial de gestión y la buena gestión de los riesgos de liquidez.

Respecto al dividendo, Moody's cree que un 50% de los accionistas de Telefónica optarán por la remuneración en acciones, algo que ayudará a la compañía a preservar su caja este ejercicio. Telefónica tiene previsto pagar en diciembre 0,20 euros correspondientes al segundo tramo del dividendo anual.

Sin embargo, Moody's asegura que la calificación crediticia de la teleco también refleja la "feroz competencia en España" con rivales de la talla de Vodafone, Orange y MásMóvil, y el impacto negativo de la pandemia del Covid-19 que provocará que la operadora que preside José María Álvarez-Pallete tenga un desempeño operativo más débil tanto este ejercicio como el próximo. Según esta agencia otros factores que influyen de forma negativa en el ráting de la mayor operadora española son su exposición a riesgos de mercado emergentes, entre los que incluye la significativa volatilidad de las divisas, y la creciente complejidad de su estructura a medida que la compañía consolida filiales de las que no es única accionista.

En cualquier caso, la agencia de calificación ha mantenido la perspectiva 'estable' del ráting de Telefónica, dado que consideran que el equipo gestor de la empresa mantendrá como "prioridad" la reducción de su deuda. En concreto, confía en que su deuda neta ajustada se sitúe levemente por encima del máximo aceptado de 3,75 veces para su ráting para los próximos dos o tres años.

Con opciones de que subirle el ráting

El respaldo de Moody's es mayor aún si se tiene en cuenta que, de cara al futuro, la agencia de calificación se muestra dispuesta a subir su ráting siempre que las métricas crediticias se fortalecieran "significativamente" gracias a un mejor flujo de caja operativo y a la reducción de deuda.

Y explica que podría elevarla siempre que Telefónica fuera capaz de demostrar su capacidad de lograr "mejoras sostenibles" en sus ratios de deuda, mediante, por ejemplo, una reducción de la ratio de deuda ajustada respecto al beneficio bruto de explotación (ebitda) de forma "cómoda y sostenible" por debajo de tres veces.

No obstante, advierte que también podría rebajarlo si la operadora de telecomunicaciones se desvía de su plan de fortalecimiento financiero como resultado de un flujo de caja más débil o un deterioro de su desempeño operativo en España u otros mercados claves sin probabilidad de una "mejora en el corto plazo de las tendencia subyacentes". En ese sentido, indica que aumentaría su presión negativa sobre la calificación de Telefónica si la ratio de deuda neta ajustada respecto al Ebitda supera el umbral de 3,75 veces fijado como máximo para su calificación actual, "sin expectativa de mejora" en los próximos dos o tres años.

La deuda es la gran losa que soporta Telefónica. Pese a sus esfuerzos por reducirla de forma gradual, al cierre de septiembre registró un descenso del 4,2%, hasta los 36.700 millones de euros.

Los títulos de Telefónica acumulan pérdidas del 38% desde comienzos de año y su capitalización ronda los 19.700 millones de euros.

Fuente: Expansion

Visitas: 27

Responde a esto


Juega a la quiniela de la Bolsa

Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2021   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio