Santander buscará los 9.000 millones de beneficio en 2019 gracias a Popular

Solo unas horas después de que la Unión Europea diese su visto bueno definitivo a la compra del Banco Popular por parte del Santander, la entidad cántabra anunció la venta del 51% del negocio inmobiliario de la firma ahora presidida por Rodrigo Echenique en una operación que permitirá al grupo cántabro centrarse en el negocio operativo del banco.

Durante el primer semestre de este año, la contribución de Popular a las cuentas del Santander fue mínima -apenas sumó 11 millones de euros a la línea del beneficio neto-, pero a largo plazo le permitirá volver a un nivel de ganancias que no se veía desde 2007, año en el que se apuntó un resultado neto de 9.060 millones. El consenso espera que el banco se anote unas ganancias de 8.984 millones de euros dentro de dos años, un 28% más de lo esperado para este año.

Desde que se conoció la operación, las estimaciones de beneficio neto en 2018 y 2019 han crecido un 5,5% y un 5,2%, en cada caso. "Esperamos que la adquisición provoque una posición líder en un mercado en consolidación. El mix del negocio cambia geográficamente y por producto en España, lo que debería ser positivo para el crecimiento y la rentabilidad", reflexionan desde Barclays.

Cambio de mix de negocio

Aunque los analistas creen que durante los últimos meses ha podido haber un cierto deterioro en el franquiciado de Popular, también consideran que puede sumar un volumen importante de beneficios al Santander, además de provocar una sensibilidad mayor a una posible subida de tipos en la eurozona, una posibilidad que el mercado pone en precio a finales del año que viene.

En este sentido, desde Citi destacan que el banco es ahora el líder por cuota de mercado en activos, préstamos y depósitos, "sustancialmente por delante de sus competidores". Además, calcula que su exposición a las pymes aumentará en 6 puntos porcentuales -suponiendo el 25% de su cartera de préstamos- y a hipotecas bajará en 3 puntos porcentuales -situándose también en el 25%-.

Desde la entidad norteamericana calculan que la contribución al beneficio de Popular después de sinergias podría ser de 950 millones, sin incluir en sus cuentas una posible subida del precio del dinero en la eurozona.

La entidad ha señalado que una subida de tipos de 100 puntos básicos podría sumar 150 millones de beneficios a Popular, algo que no está incluido en las estimaciones oficiales. "Creemos que el consenso ya ha cocinado un alza de 50 puntos básicos en sus números, pero teniendo en cuenta las curvas actuales podrían incluirse 25 puntos básicos más, un escenario en el que se sumarían 38 millones de euros de ganancias", aseguran en Citi.

Las incertidumbres

"A corto plazo, la incertidumbre sobre las ganancias está relacionada con los vientos en contra en la cifra de negocio y la erosión que haya podido causar la volatilidad reciente", explican en UBS, donde creen que "hay margen para aumentar los beneficios si se da un paso atrás en el nivel de las provisiones una vez que la limpieza de los activos problemáticos es completada y a medida que gradualmente los tipos vayan subiendo".

Con respecto a la debilidad mostrada por la actividad de Popular antes de la adquisición, la firma capitaneada por Ana Botín ha explicado que se han recuperado 6.500 millones de euros en depósitos -aunque no ha detallado qué parte del volumen que voló del Popular fue directamente al Santander-, algo que los expertos valoran positivamente. "La actividad core de Popular cayó de manera significativa, pero desde entonces ha habido un cambio de tendencia", inciden desde Goldman Sachs.

Cumplir dependerá de Brasil

Aunque para la división española del banco la adquisición de Popular sí supone una gran transformación, a nivel del grupo gran parte del crecimiento de las ganancias dependerá de que el negocio brasileño cumpla con las expectativas.

Toda vez que el Congreso brasileño ha salvado a Michel Temer, presidente del país, de ser investigado por su presunta corrupción y la incertidumbre ha remitido, el horizonte parece más despejado para el Santander. "El consenso ha reconocido de manera gradual el giro que ha dado Brasil, incrementando en cerca de un 70% las expectativas de beneficio en euros de 2018 para la división del grupo", explican en UBS, donde creen que "los resultados del primer semestre apoyan un optimismo creciente con respecto al desapalancamiento, los márgenes y las provisiones, lo que ayudaría a compensar la subida esperada en los impuestos". En la primera mitad del año, Brasil aportó el 27% del beneficio del grupo.

Bankia se apoyará en BMN

La otra gran operación de este año en la banca española fue la compra de BMN por Bankia. A finales del mes de junio se confirmó que la primera absorbería Banco Marenostrum a cambio de 825 millones, si bien se empezó a hablar de la operación ya en marzo. En el caso de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, se espera que los beneficios de la integración de BMN sean patentes desde este mismo año. Tras la presentación de cuentas del primer trimestre, las estimaciones para Bankia tocaron suelo y desde entonces los analistas no han dejado de mejorarlas. Para este año han incrementado sus expectativas un 3%, hasta los 850 millones; y para 2018 un 6%. Así, habrá que esperar a 2019 para ver el gran salto: los analistas han pasado de esperar un beneficio neto de 897 millones a 1.048 millones, un 17% más. "La adquisición nos parece interesante, porque la operación aumenta el bpa desde el primer año y la rentabilidad es atractiva", señalan en Bankinter.

Fuente: Eleconomista

Visitas: 68

Responde a esto


Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2017   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio