Qué hay detrás del rally de las renovables en Bolsa: suben entre un 20% y un 110% en 2018

Las compañías de energías limpias están disparadas en el parqué. Ajenas a la corrección bursátil que azota a las bolsas de toda Europa, cotizan en zonas de máximos. Varios motivos justifican su rally, según los expertos.

En un momento en el que las compañías de energía tradicional ocupan las últimas posiciones de la Bolsa, las renovables brillan con luz propia en el parqué. Acumulan alzas de entre el 20% y el 110% en 2018, frente al 3,32% que resta el Índice General.

Viento a favor para el sector

Los analistas apuntan que estas empresas han demostrado que están dejando lo peor de la crisis atrás, algo que ha quedado patente en los resultados de 2017. Audax o Abengoa han abandonado las pérdidas que habían registrado en los ejercicios pasados; mientras que Solaria disparó un 87% su beneficio y Saeta Yield obtuvo un resultado récord.

"Tras años de descensos, parece que las fuentes de energía no contaminantes han retomado la senda positiva debido al encarecimiento de la energía tradicional, lo que les está ayudando a ganar peso en la economía", apunta Álvaro Giménez-Cuenca, analista de XTB. Ahora bien, el experto recuerda que estas empresas se encuentran aún a años luz de los máximos de tocaron en 2007. De media, cotizan un 80% por debajo de estos niveles.

De cara al medio plazo, las perspectivas son optimistas. "Se prevé que haya mayores inversiones a nivel internacional después de la cumbre de París de 2016, en la que 195 países acordaron luchar activamente contra el cambio climático", comenta Ángel Pérez, de Renta 4.

Y añade que países como India, Brasil y México están llevando a cabo importantes políticas para favorecer las energías renovables y reducir sus niveles de contaminación.

Pese a los buenos pronósticos, los analistas piensan que el inversor debe tener claro una cosa antes de apostar por estas empresas: su escaso volumen de negocio y el pequeño tamaño favorecen sus fuertes fluctuaciones en Bolsa, por lo que suelen protagonizar movimientos pronunciados, tanto al alza como a la baja. Por ello, no son recomendables para inversores con tolerancia baja al riesgo.

Motivos individuales

Precisamente, la volatilidad de estas compañías hace vital que el inversor conozca las características de cada empresa antes de decidirse a invertir en ellas, según los analistas.

En este sentido, los expertos no se explican el fuerte repunte de AUDAX, antigua Fersa, de los últimos días. Desde el pasado lunes, sus acciones han subido un 60%, con lo que ya gana más del 100% desde el inicio de enero y cotiza en máximos desde julio de 2011. "Es cierto que las cifras de 2017 demostraron mejoras de la empresa gracias a factores como la reducción del coste operativo, la optimización y el rendimiento de las plantas", afirma Victoria Torre, de Self Bank.

Sin embargo, la experta no ve una razón de peso que justifique el reciente rally alcista de Audax, "más allá de que grandes inversores estén entrando en el valor haciendo que la capitalización bursátil se sitúe alrededor de los 138 millones", añade.

Por su parte, SOLARIAcasi ha duplicado su valor en Bolsa desde el inicio del año y lo ha multiplicado por cuatro desde enero de 2016. El valor se sitúa así en cotas no vistas desde septiembre de 2009. "La compañía está remando en la dirección correcta y ha evolucionado de forma muy positiva desde la fabricación de paneles hasta hoy en día, que está centrada en el diseño, promoción y mantenimiento de huertos solares, un negocio con fuerte potencial de crecimiento", señala Torre.

Los expertos apuntan que la tendencia alcista de Solaria está apoyada por un buen volumen de negociación, y aunque lo normal es que corrija, a priori no se ven signos de debilidad.





Y de las pequeñas empresas de renovables que cotizan en el mercado, ABENGOAes la que cuenta con más reticencias por parte de los analistas. La compañía, que logró eludir el concurso de acreedores tras llegar a un acuerdo con la banca para reestructurar la importante deuda que tenía a finales de 2016, sigue en el punto de mira.

Gana un 12% en el año, aunque Álvaro Blasco, de atl Capital advierte de la fuerte volatilidad que acompaña a la compañía, debido fundamentalmente al ínfimo precio de las acciones: un título cuesta 0,012 euros, lo que propicia sus fuertes movimientos en el parqué. En este sentido, los expertos aconsejan mantener el valor en cuarentena hasta conocer un plan de viabilidad de la compañía.

Opa de Brookfield

El caso de SAETA YIELD es diferente. Primero, porque el tamaño de esta compañía es superior, con una capitalización bursátil cercana a los 1.000 millones de euros. Y segundo, porque está inmersa en el proceso de opa, lanzada por el fondo canadiense Brookfield a principios de febrero. La oferta, de 12,2 euros por acción, suponía una prima del 5,5% con respecto al precio de cierre anterior (11,56 euros). La operación se ve con buenos ojos en el parqué, ya que cuenta con el respaldo de Natixis y Santander.

Tras ello, Saeta cotiza en torno al precio de la opa, cerca de máximos desde que saltara al parqué en febrero de 2015. El valor acumula un alza del 16,5% desde su debut.

Además, los analistas destacan la capacidad de la empresa para generar flujos de caja, el pasado año los incrementó un 84% y la buena rentabilidad por dividendo de la "yieldco". El rendimiento de sus pagos al accionista alcanzan el 6,5%, una de las cifras más altas de la Bolsa española.

Con todo ello, ninguna de las seis firmas de inversión que siguen al valor aconseja su venta. El 50% aconseja comprar y el otro 50%, mantener en cartera. Ahora bien, sólo Bankinter le da potencial alcista, del 4%, hasta los 12,65 euros.

Fuente: Expansion

Visitas: 96

Responde a esto


Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2018   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio