Los inversores se han refugiado en valores defensivos y cotizan caros, pero la evidencia dice que sufren en las crisis como los cíclicos.

La cautela tiene un precio. Esa es la premisa que los inversores en renta variable deberían tener presente este mes de agosto, un periodo exento de la tranquilidad que caracteriza a esta época del año.

El revolcón que se vivió el lunes en los mercados convirtió la jornada en la peor del año para las acciones de las principales empresas de EEUU -los inversores terminaron el día siendo un 3% más pobres-. Las caídas fueron una continuación a las ventas de la semana anterior. Jay Powell, presidente de la Fed, eliminó las esperanzas de un largo ciclo de relajación monetaria y el presidente Donald Trump agravó la crisis comercial. Los inversores buscaron los activos más seguros del mercado. Los sectores inmobiliario y energético capearon el temporal mientras los inversores, temerosos de más caídas, se refugiaron en los llamados bond proxies -acciones que se comportan como bonos- para proteger sus carteras de valores.

Las acciones de las energéticas merecen mención aparte: son las alternativas clásicas a los valores cíclicos, como los bancos, cuyo rendimiento está vinculado al crecimiento económico, lo que las hace más vulnerables ante una recesión. Las energéticas, con su ritmo pausado, crean dividendos a partir de posiciones de mercado seguras.

NextEra Energy, la mayor empresa del sector entre las principales empresas del S&P 500, ha evolucionado un 20% por encima del índice en el último año.

Como grupo, las energéticas han ganado más de un 11% en el mismo periodo, superando al S&P 500 por el mismo margen aproximadamente después de que el lunes el índice se situara brevemente en territorio negativo. Al superar al S&P 500 estos títulos se encarecen, y los inversores corren el riesgo de estar pagando demasiado cara la seguridad. Debería plantearse si este es el caso, dado que desde la crisis financiera ha habido una tendencia de estas acciones a alcanzar nuevos récords, a pesar de que han tenido que salvar una serie de obstáculos. Incluso después de las caídas del lunes, las acciones de EEUU han registrado ganancias superiores al 14% en lo que va de año.

Defensivos o cíclicos

La cuestión de si los inversores pagan demasiado por las acciones defensivas la planteó Andrew Lapthorne, analista cuantitativo de Société Générale.

Las acciones cíclicas, como los bancos, sufren fuertes caídas durante las recesiones. En la crisis financiera, los beneficios de este tipo de compañías se desmoronaron un 60%.

Los inversores, con razón, son conscientes de que los consumidores pueden renunciar a comprar una nueva televisión o unas vacaciones, pero saben que no pueden pasar sin comer y sin lavar la ropa.

Sin embargo, esta tesis no es tan sólida como podría parecer. Los beneficios de las acciones defensivas también cayeron durante la crisis de 2008: hasta un 40%. Esta evidencia resta atractivo a las consideradas acciones más seguras cuando su precio está sobrevalorado.

"Los inversores ahora pagan el doble por los valores defensivos que por los cíclicos que están más expuestos", explica Lapthorne. "Sin embargo, es probable que se esté cometiendo el error de creer que estas compañías son inmunes al ciclo económico cuando en realidad no es así", añade el analista.

Jim Tierney, responsable de inversiones de un fondo de renta variable de AllianceBernstein concentrado en EEUU, se muestra convencido de que las últimas caídas bursátiles son un fenómeno pasajero.

Las ventas, en su opinión, son una reacción exagerada a los nuevos aranceles comerciales, que perjudicarán más a China que a EEUU; las multinacionales ajustarán la cadena de suministro para contrarrestar el aumento de costes.

A los inversores que han optado por las acciones defensivas les pillará por sorpresa. "Las acciones defensivas son un buen sitio para refugiarse, pero no aportan mucho valor", explica Tierney. "Hay muchos beneficios en esos sectores, que se han visto favorecidos por los bajos tipos de interés", añade.

A principios de año, los gestores de fondos de inversión pensaron que habría un acuerdo comercial para relajar las tensiones. Sin embargo, ha ocurrido lo contrario y la crisis va camino de prolongarse hasta pasadas las elecciones presidenciales del año que viene.

Fuente: Expansion

Visitas: 22

Responde a esto



Sigue los Análisis de Megabolsa/dBolsa

© 2019   Creado por Fran.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

google.com, pub-4565030210782421, DIRECT, f08c47fec0942fa0